La princesa triste: capítulo uno

Por Leire Agüero

Belinda se asomaba a la ventana. Su largo vestido de hilo rosa recorría el suelo alfombrado, casi deambulando.

Sus sedosas telas se movían al compás de sus andares, cual bailarinas al son de una melodía lejana. Sus suaves manos retiraban delicadamente las cortinas de seda. Con sus enormes ojos desvelaba el basto paisaje.

Miraba y miraba desde las alturas.

Analizaba la estructura retorcida de los troncos de los árboles que tenía frente así; recorría sus imponentes ramas, sus intensas y arraigadas raíces, que asomaban por encima de la tierra.

Giraba la cabeza de izquierda a derecha, de derecha a izquierda; lentamente, suavemente. Cerraba y abría los ojos; a veces rápido, otras, pausadamente.

Mientras…

Los jinetes caminaban en círculo: protegían el castillo, escoltados por fuertes caballos.

Bela pensaba…

– Mi príncipe llegará algún día a lomos de su corcel. Los frondosos arbustos que poseo dejarán ver su rostro y me uniré a él.

El príncipe aparecería. Clamaría su nombre con brío: 

– ¡Belinda, Belinda! aquí estoy. Asomaos.

– Lanzadme vuestro precioso cabello. Quiero tropar y enredarme en vuestro pelo.

Belinda soñaba.

Johnnie Walker; gracias a ti soy libre

Por Leire Agüero

Free: la naturaleza misma impregnada de un bosque cubierto de árboles escoltado por el ronroneo del río, el puente caminante, la casa hecha de madera, con un fuego que no arde, y ni falta que hace.

Mis impresiones de este spot de Johnnie Walker

El anuncio comienza con un plano general abierto, con un elemento minúsculo, pero, sin embargo, resalta en el centro de la imagen. La cámara describe un movimiento de aproximación, nos acerca a ello; mostrándonos a dos personajes ataviados con ropas elegantes y tonalidades oscuras. Sigue leyendo “Johnnie Walker; gracias a ti soy libre”

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑