La princesa triste: capítulo uno

Por Leire Agüero

Belinda se asomaba a la ventana. Su largo vestido de hilo rosa recorría el suelo alfombrado, casi deambulando.

Sus sedosas telas se movían al compás de sus andares, cual bailarinas al son de una melodía lejana. Sus suaves manos retiraban delicadamente las cortinas de seda. Con sus enormes ojos desvelaba el basto paisaje.

Miraba y miraba desde las alturas.

Analizaba la estructura retorcida de los troncos de los árboles que tenía frente así; recorría sus imponentes ramas, sus intensas y arraigadas raíces, que asomaban por encima de la tierra.

Giraba la cabeza de izquierda a derecha, de derecha a izquierda; lentamente, suavemente. Cerraba y abría los ojos; a veces rápido, otras, pausadamente.

Mientras…

Los jinetes caminaban en círculo: protegían el castillo, escoltados por fuertes caballos.

Bela pensaba…

– Mi príncipe llegará algún día a lomos de su corcel. Los frondosos arbustos que poseo dejarán ver su rostro y me uniré a él.

El príncipe aparecería. Clamaría su nombre con brío: 

– ¡Belinda, Belinda! aquí estoy. Asomaos.

– Lanzadme vuestro precioso cabello. Quiero tropar y enredarme en vuestro pelo.

Belinda soñaba.

La señorita Loli, una pincelada maestra inolvidable en el Colegio La Milagrosa; Córdoba

Por Leire Agüero

Mis primeros recuerdos escolares se remontan a cuando tenía cinco años, y cursaba el vintage “Primero de EGB” en el Colegio La Milagrosa

Por aquel entonces mi familia sufrió un cambio radical. Nos trasladamos por motivos de trabajo de mi aita (“padre” en euskera) a Córdoba.

En mi tierra natal, el País Vasco, mi hermana, dos años menor, y una servidora ya habíamos comenzado el curso. Súbitamente, cual novatas, nos encontramos en la ciudad andaluza, en un colegio que se asemejaba más a una catedral, que a una aula para niños; repleto de monjas, y únicamente rodeadas por compañeras de estudio; niñas. Sigue leyendo “La señorita Loli, una pincelada maestra inolvidable en el Colegio La Milagrosa; Córdoba”

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑