La princesa triste: capítulo dos

Por Leire Agüero

Belinda abría los ojos

La primera luz del alba acompañaba su liviano parpadeo al esperado gorjeo de los pájaros. Observaba su suavidad al posarse en el señorial resquicio de los ventanales, entreabiertos.

El tintineo de los corceles rellenaba los espacios vacíos del aire. Ambos creaban así, en clave de sol, una melodía no escrita.

Los maliciosos sueños de Bela se perdían en los espacios fingidos, dejando a sus latidos meditando.

Belinda respiraba, profundamente

La doncella adentraba en sus aposentos. Su amplia sonrisa caminaba como posándose entre nubes de algodón de azúcar. Retiraba con presteza los cortinones.

La luz se incorporaba, se amarraba inmediatamente a cada rincón; rozaba las mejillas de Bela; recorría su cabello, su terso y esbelto cuello; continuaba acariciando las finas telas que cubrían su cuerpo creando leves movimientos.

—Bela —requieren su presencia—.

El anuncio de la corneta se unía a la voz del mayordomo y a su melodía imaginaria.

Un gallardo caballero llegaba de tierras lejanas, fatigado.

Bela se apresuraba

Con quietud, en el gran salón esperaba.

La puerta del castillo daba paso al caballero Las Fuentes, seguido por su arrollador séquito.

 —Bela, su visita.  — pregonaban.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

. . . PINK PANZER KORPS. . .

Poesía, ese extraño perfume que envuelve mi vida en rosa... Poésie, ce parfum étranger qui enveloppe ma vie en rose...

English Language Experts

academia de idiomas

TEJIENDO LAS PALABRAS

CON LOS HILOS INVISIBLES DEL ALMA

POETAS EN LA NOCHE

Poesía, cuentos y relatos

Tecnología con Alma

Después del fuego y de las máquinas a vapor, quizás estemos entrando en la tercera gran revolución tecnológica, la revolución de la imaginación y del sentido común. Jorge Wagensberg.

Gabriella Literaria

Cómo escribir y no morir en el intento

A %d blogueros les gusta esto: