La princesa triste: capítulo uno

Por Leire Agüero

Belinda se asomaba a la ventana. Su largo vestido de hilo rosa recorría el suelo alfombrado, casi deambulando.

Sus sedosas telas se movían al compás de sus andares, cual bailarinas al son de una melodía lejana. Sus suaves manos retiraban delicadamente las cortinas de seda. Con sus enormes ojos desvelaba el basto paisaje.

Miraba y miraba desde las alturas.

Analizaba la estructura retorcida de los troncos de los árboles que tenía frente así; recorría sus imponentes ramas, sus intensas y arraigadas raíces, que asomaban por encima de la tierra.

Giraba la cabeza de izquierda a derecha, de derecha a izquierda; lentamente, suavemente. Cerraba y abría los ojos; a veces rápido, otras, pausadamente.

Mientras…

Los jinetes caminaban en círculo: protegían el castillo, escoltados por fuertes caballos.

Bela pensaba…

– Mi príncipe llegará algún día a lomos de su corcel. Los frondosos arbustos que poseo dejarán ver su rostro y me uniré a él.

El príncipe aparecería. Clamaría su nombre con brío: 

– ¡Belinda, Belinda! aquí estoy. Asomaos.

– Lanzadme vuestro precioso cabello. Deseo trepar y enredarme en vuestro pelo.

Belinda soñaba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

. . . PINK PANZER KORPS. . .

Poesía, ese extraño perfume que envuelve mi vida en rosa... Poésie, ce parfum étranger qui enveloppe ma vie en rose...

English Language Experts

academia de idiomas

TEJIENDO LAS PALABRAS

CON LOS HILOS INVISIBLES DEL ALMA

POETAS EN LA NOCHE

Poesía, cuentos y relatos

Tecnología con Alma

Después del fuego y de las máquinas a vapor, quizás estemos entrando en la tercera gran revolución tecnológica, la revolución de la imaginación y del sentido común. Jorge Wagensberg.

Gabriella Literaria

Cómo escribir y no morir en el intento

A %d blogueros les gusta esto: